Memorial de gratitud y amistad guatemalteca con el pueblo de Noruega

kawoq_0

 . 

 

Comité Amigos de Noruega en Guatemala 

La construcción de la paz, la democracia, la promoción del respeto a los Derechos Humanos, a los Derechos de los Pueblos Indígenas y el desarrollo de los pueblos de Guatemala, ha tenido del pueblo y  gobierno del Reino Noruega un apoyo solidario sustantivo y una relación histórica de hermandad, fortalecida a partir 1997 a partir de constituir su Embajada,  como un gesto de confianza y de respaldo al proceso de paz de Guatemala.

Personalidades y organizaciones con determinación y en expresión de un gesto de reciprocidad  y gratitud rinden un justo homenaje al hermano pueblo y gobierno de Noruega que han hecho historia por su presencia solidaria, siempre encaminada a brindar acompañamiento y apoyo a la población guatemalteca durante los momentos críticos en épocas de desastre, de guerra y también al reencuentro entre hermanos. Esos aportes han sido por medio de la diplomacia y la cooperación para el desarrollo.

Sus invaluables intercesiones diplomáticas por alcanzar tiempos buenos en Guatemala, se manifiestan en el largo recorrido y cabildeos nacionales e internacionales realizados, hasta que se logró el Acuerdo de Paz Firme y Duradera en diciembre de 1996. Pero su presencia solidaria se extiende al año de 1976, cuando un terremoto asoló al país. Desde entonces, el pueblo, iglesia y gobierno de Noruega hicieron presencia solidaria, palpable a lo largo de los últimos 40 años, mediante un abierto respaldo humanitario, político y financiero en favor del desarrollo y de la paz, de los derechos humanos, de los derechos específicos de las mujeres, la juventud, los pueblos indígenas y de otros grupos y sectores sociales; así como también, la contribución al Estado de Derecho y al sistema democrático del país a través del  fortalecimiento de diversas instituciones del Estado.

Sin embargo, debemos reconocer que, entre la población guatemalteca también se ha mostrado ingratitud e inconsecuencia de algunos personajes y sectores, que en forma maliciosa han confundido el respaldo noruego a la causa de los derechos humanos y de la paz. Señalamientos infundados se han realizado en contra de la cooperación noruega, indicando que apoya acciones generadoras de ingobernabilidad y violencia en diferentes partes del país. Esto ha sido falso. Se trata de sectores retrógrados que con esas mentiras intentaron y aún continúan intentando ocultar numerosas injusticias amparadas en la corrupción y en la impunidad, en contra de comunidades y pueblos enteros que han sido criminalizados por defender sus tierras, sus territorios y la Madre Naturaleza. Luchas legítimas e históricas nacidas del pueblo, sin nada que ver con la cooperación internacional que tiene otros propósitos y prioridades.

Lo que no se ha querido reconocer es que los alcances de sus acciones fueron generalizados. El común de sus intervenciones ha aportado soluciones a problemas básicos de muchas comunidades y se han promovido valores democráticos, principios dialógicos, resolución pacífica de conflictos y  mejores prácticas productivas, fortalecimiento a la Educación para los Pueblos Indígenas, entre otras. Las consecuencias beneficiosas de esas acciones de cooperación se extienden a diferentes gobiernos de la República de Guatemala, alcaldías municipales, a una parte del sector empresarial, a organizaciones sindicales de trabajadores, a comunidades indígenas y otros. Es el largo camino de construcción democrática en Guatemala.

Esto reafirma que el apoyo de la cooperación noruega a las negociaciones políticas en su momento, al proceso de paz posterior y al desarrollo, desde siempre ha sido franco, respetuoso, desinteresado y profundamente comprometido con Guatemala.

Debe recordarse como acontecimiento histórico, que en Oslo, capital de Noruega, se suscribió el acuerdo que definió la ruta de las negociaciones de paz el 29 de marzo de 1990 y que, en junio de 1994 se suscribió el acuerdo para la reinserción de la población desplazada y refugiada por el conflicto armado y pocos días después, se firma el acuerdo para constituir la comisión para el esclarecimiento histórico; allí mismo, el 4 de diciembre de 1996, se suscribió el “Acuerdo sobre el definitivo cese de fuego”. Esa fecha coincidió con el día sagrado Kawok del Calendario Maya: Guardián del bienestar que nos recuerda a nuestros primeros Abuelos, las dificultades, pleitos y problemas que vivieron en el principio del mundo y que lograron vencer.

Sea el presente memorial un medio de reconocimiento, de gratitud y de amistad al pueblo, iglesia y gobierno de Noruega.

Comité de Amigos de Noruega en Guatemala

Guatemala, 2 de diciembre de 2015.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s